CONTRARIEDAD DE LA NATURALEZA DEL AMOR de HERNAN NIEVAS


Eran llagas vivas de cigarro Los besos tuyos en su boca Abrían rojas grietas hondas Sobre la piel de mis labios Que no cesan nunca de llagar.

Eran gotas frías de remolino Haciendo espirales en el suelo Los ecos de todos tus olvidos Que me despertaban los sueños De los insomnios dormidos.

Como la luciérnaga confusa Que ve una estrella del cielo Y se enamora del haz del reflejo Yo te veía entre lamentos, Parece el otro lado de la luna La azulada sombra de tu pelo.

Eran llamas vivas del infierno Los tormentos bien turbios De aquel imborrable momento Nadie quiere odiar lo que ama Nadie admite este sentimiento.

Ni forzada sale la sonrisa No hay prisa por mirarte Tenso te siento cerca y fría En vano intento no escucharte No soy dueño de la vida mía.

Un beso tuyo ahora en mi boca Desaparece todas las llagas Contrariado, mi vista te toca Al final hagas lo que hagas No te quiero nunca lejos Al final admito lo que siento.

images-94

 

Anuncios